Hotel Riviera en La Habana

hotel riviera
Ago 12 2016

Hotel Riviera en La Habana

Hotel Riviera en La Habana

En su ubicación junto al océano en la parte oeste del Vedado, el Hotel Habana Riviera, con sus 16 pisos, parece salido de una historia del Miami o Las Vegas de los años 50 del siglo pasado, como de una postal antigua que te lleva de vuelta a una época muy diferente. Exquisitamente modernista, el aspecto (y espíritu) de los años 50 llama la atención apenas uno traspasa la puerta giratoria que da acceso al inmenso lobby, cuya estructura original, mobiliario y decoración se preservan tan bien que uno tiene la sensación de que en cualquier momento verá aparecer un grupo de perezosos vestidos de terciopelo saboreando mojitos y fumando puros cubanos, o un grupo de mafiosos conversando arrellanados en los antiquísimos sofás.

Hace poco más de 50 años, tales encuentros no eran extraños en absoluto: este hotel fue fundado por el gangster Meyer Lanski en 1956, y el fugaz vínculo del hotel con en el mundo de los casinos y las transacciones mafiosas está bien registrado (la curiosa estructura esférica que se encuentra junto al edificio principal, pintado en colores vibrantes, solía ser un casino, cuya acústica estaba especialmente diseñada para que el sonido de las fichas y las máquinas tragamonedas se expandiese a otras áreas del hotel con el objetivo de seducir a otros huéspedes).

Gracias al ingenio arquitectónico del hotel, todas las habitaciones tienen vista al Atlántico, y está muy bien aprovechada la excelente ubicación del inmueble en el extremo norte de la calle Paseo, justo en Malecón, a poca distancia de las principales ofertas de diversión del Vedado y a sólo un breve viaje en taxi de distancia del centro de la Habana Vieja.

La oferta de comidas y bebidas y de entretenimiento en el Habana Riviera es bastante amplia. El espacioso lobby bar se encuentra junto a una fila de paneles de cristal que colocan al cliente casi literalmente junto al agua, y el restaurante Mirador Habana es una ventana a las hermosas vistas del litoral y la ciudad. El Copa Room, reconocido como uno de los mejores clubes nocturnos de la Habana, ofrece un espectáculo al estilo de los de Tropicana y luego funciona como discoteca hasta horas de la madrugada.

Las habitaciones, construidas evidentemente pensando en la comodidad, tienen espacio de sobra.

Otros de los atractivos del Habana Riviera son su piscina al aire libre (que conserva su trampolín original, una plataforma de tres metros de altura), una peluquería, tiendas, salón para fumadores y estacionamiento gratuito fuera del hotel. Hay muchas opciones también para los viajeros de negocios o simplemente para cualquier persona que esté organizando un evento o un congreso, pues hay muchos espacios de reunión, incluyendo el antiguo casino, que actualmente funciona como salón de conferencias y cuenta un bar y escenario propios. Otra de sus características menos conocidas son las obras de arte que embellecen el lobby y la entrada del hotel, que incluyen piezas del reconocido escultor cubano Florencio Gelabert –un factor que pudiera resultar interesante para aquellos que tienen preferencia por el arte modernista.

El Habana Riviera, chic, confortable y matizado con un aire nostálgico, es una opción con una ubicación excelente en el Vedado.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada